jueves, mayo 24, 2007

Nova fiestra: La ventana del placer por Íñigo Castroviejo


Anuncieivos que terei novos colaboradores en Paparevivir, e aquí está o primeiro: Íñigo Castroviejo, gran gourmet e gran entendido en víños. "Poti", para os amigos, vainos axudar a entender moitos dos principios do placer terrenal axudado tamén pola súa profesión de psicologo. Hoxe simplemente fara como introducción unha reseña de cata do viño que serviu o noso amigo Chones na súa voda. Por certo, Íñigo non é galego, e non me vou tomar a molestia de traducilo.


En la boda de nuestro querido Chones, y despúés de las sabias recomendaciones que le dimos en La Rioja sobre el vino elegido en la boda, nos deleitó con un Vino Tinto Crianza Pago de Carraovejas 2004 D.O: Ribera del Duero. 80% de tinto del país y un 20% de cabernet sauvignon.Un vino que fué del agrado de todos ayudando a disfrutar del evento.

Las características fueron las siguientes:

En copa tenía un color cereza intensa.

En nariz fruta madura, notas a lácteos, cacao y café. (nos pareció tb un ligero aroma a pimienta)
En boca Carnoso, con un agradable matiz a madera fina. Equilibrado y sabroso.


Aprovecho esta pequeña y modesta cata de vino para anunciaros la apertura de vuestra VENTANA DEL PLACER, donde comentaremos aquellos placeres que nos hacen la vida más agradable!! (principalmente culinarios pero tendremos sorpresas para que la ventana sirva de horizonte para todos)

Un abrazo

4 comentarios:

Anónimo dijo...

querido poti,hace dos semanas fuí a un curso de cata en Toro y decían que el vino con olor a lácteos no era de gran calidad.estás de acuerdo?parece ser que el proceso no era el adecuado o no se qué rollo

Anónimo dijo...

NICO, PERO OS PRIMEIROS NON FORON OS FALLIDOS DAS DÚAS MARTAS...
DANI.

Nico dijo...

Moi bo o Pago, unha elección boa, sabia airtiños ainda que os seus cartiños lle costaría.
Falando dos viños de Toro, dicirvos que son unha potente maravilla,e dunha relación calidade-prezo moi boa

checho dijo...

Pues yo creo que era el vino que nos dió a probar en casa de los Castroviejo metido en botellas de Pago, pues a mi modesto entender, tenía la misma "aguja".